Finanzas saludables

Tarjeta de Crédito Empresarial: ¿por y para qué?

Lectura de
4
min
Tabla de contenidos:

Prácticamente todas las personas hemos usado nuestros recursos personales para cuestiones laborales. Así sea como dueños o colaboradores de una empresa, o como emprendedores invirtiendo en proyectos propios, la práctica de mezclar los gastos personales con los profesionales es bastante común y, aparentemente, inofensiva. No obstante, las apariencias engañan. Lo que puede empezar como una solución sencilla a la cuestión de, por ejemplo, viáticos, se puede convertir a la larga en un desorden financiero que impacte nuestra contaduría e incluso nuestras declaraciones fiscales.


Las ventajas de una TDC Empresarial


La solución definitiva al desorden financiero y fiscal derivado de usar recursos personales para los gastos profesionales es una tarjeta de crédito empresarial. Puede sonar como una alternativa innecesaria porque, si ya tenemos una TDC personal, ¿para qué tener una empresarial? Aquí te lo explicamos:


Mayor poder de compra: las TDC empresariales suelen tener una línea de crédito por mucho superior a las personales. Mientras que estas suelen llegar a los cientos de miles de pesos, aquellas pueden ser por millones para solventar todas las necesidades de nuestra empresa.


Historial crediticio correcto: una empresa sin historial crediticio es una empresa que difícilmente podrá acceder a soluciones de crédito, como un crédito PyME. Una TDC empresarial avala nuestra actividad laboral a diferencia de la tarjeta personal, que solo acredita nuestros gastos cotidianos. Son más las opciones financieras que tienen las personas morales así como las personas físicas con actividad empresarial. Si quieres conocer la diferencia entre estas dos, tenemos un artículo al respecto.


Claridad en tus declaraciones fiscales: ¿qué diremos en caso de que se identifiquen inconsistencias en nuestra contaduría por tener gastos que son 2, 3 o hasta 4 veces mayores a nuestros ingresos? Los malos entendidos fiscales se pueden evitar fácilmente con una TDC empresarial. Cuentas claras, relaciones con el SAT sanas.


Control de gastos: son incontables las pérdidas anuales por concepto de viáticos descontrolados. Una TDC empresarial te debe dar la oportunidad de asignar tarjetas adicionales ilimitadas y sin costo para todos tus colaboradores, así como asignar un límite de crédito a cada una de ellas. Así, tienes el control total de cuánto gasta cada usuario. Nuestra plataforma empresarial todo en uno te permite centralizar y administrar todas tus finanzas, desde tu gasto corporativo hasta pagos masivos a proveedores y colaboradores, desde un solo lugar.



Por qué elegir la TDC empresarial de kapital


La oferta de tarjetas de crédito empresariales es bastante amplia. Los principales puntos a considerar de nuestra TDC son que:


  • Te permite diferir tu saldo a meses.
  • No cobramos comisión por apertura.
  • No tiene anualidad.
  • Se puede manejar desde nuestra app empresarial.
  • Te damos tarjetas adicionales ilimitadas y sin costo.


Entendemos que llevar el control de los gastos corporativos puede volverse un dolor de cabeza con el paso del tiempo. Por eso, ofrecemos una solución práctica, accesible y flexible con la que todas las empresas pueden disfrutar de los beneficios de una tarjeta empresarial, diseñada con las necesidades actuales en mente, y no como se hacía hace muchos años. Sabemos que las necesidades de las empresas han cambiado, por eso lo hacemos diferente.